Junta de Consejo

Ni programas, mayo será decisivo

Vaya que la inflación no ha cedido a la baja, y el golpe a la economía de los mexicanos es latente. 

No sólo en la deuda que tiene México de frente a Estados Unidos, sino en el bolsillo a diario de los mexicanos que ve una pérdida del poder adquisitivo sin que el incremento salarios haya tenido efecto alguno.

Si a ello le agregamos que la política monetaria alcista pega directamente al crédito, las compras vía tarjetas de crédito pueden ser más que peligrosas para las finanzas de cualquier familia, tal cual lo dice el subgobernador del Banco de México, Jonathan Heath, es fundamental que las compras de los mexicanos sufran modificaciones a precios más acorde a la economía que estamos viviendo.

Lo lamentable es que este efecto inflacionario que este mes todavía será alcista podría no ceder en el segundo semestre del año, dado que los efectos negativos están latentes y los pronósticos del crecimiento para la economía baja a menos del 2 por cierto.

Pero, aunque mayo será un mes decisivo para saber cuál será el comportamiento de la inflación, el resto del año, la realidad es que el proceso de lleva Ucrania y Rusia, el cierre de China por algunos brotes de Covid, la escasez de insumos, el alza de precios en proveedores y, la posibilidad de que haya un suceso interno que mande señales de inestabilidad, son factores que se mantienen latentes y pueden jugar en contra de todo pronóstico.

Así que, no se ha dicho la última palabra, ni se puede cantar victoria asegurando que ya se tocó piso y comienza el ascenso.

Banxico, al mando de Victoria Rodríguez, como cualquier banco central y la propia FED estarán al pendiente y deberá seguir siendo contundente al elevar la tasa para desacelerar la inflación, en caso necesario.

De ahí que ni los programas para retener la inflación ni la posible alza de precios por parte de muchos empresarios podrá revertir o amortiguar el choque que presenciamos como ciudadanos en el bolsillo.

Crédito al consumo alto, salario que no concuerda con la realidad del alza de la inflación y deudas que se incrementan, de ahí que seguro veremos al sector financiero activo a fin de no ampliar su cartera vencida.

Y es indudable que la economía informal que ya representa un 60% no deja de ser atractiva, así como los pagos en efectivo que comienzan a ser una constante, así se hace notar en pasillos financieros.

En fin, las coordenadas económicas externas e internas parecen seguir con volatilidad, y los anuncios internos positivos que ayuden a la reactivación real de las inversiones y la certeza jurídica no parecen llegar.

Por el contrario, la relación México vs Estados Unidos, no es la mejor; la inseguridad y asaltos en todo el país está al alza; el turismo no se ajusta como uno de los pilares del turismo aprovechando las divisas, menos cuando desde que comenzó este sexenio Fonatur era un operador para el proyecto del Tren Maya, del cual no hay mucho por hacer.

En fin, las estrategias no son nada halagüeñas, esperemos que se dice en el mundo y las coordenadas económicas antes de que termine el mes.

You may also like

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.